5 nov. 2014

EL AMOR ADOLESCENTE DE DON JUAN CARLOS I - PARTE I

    La serie de Telecinco "El Rey" ha devuelto a la actualidad aquel primer amor del que sería rey de España, don Juan Carlos I, con la condesa Olghina. Él tenía 18 años y ella 22.
   - Era jovencísimo y ya tenía un cuerpo atlético y unos movimientos muy hábiles. Juanito acercó su mejilla a la mía. Estaba ardiendo. Sus labios se detuvieron en mi oreja y yo me eché un poco hacia atrás. ‘Guapa’, susurró”.

La condesa Olghina di Robilant narra en su libro Sangre Azul (1991) el encuentro con su Juanito en una noche veraniega de 1956

     - “Surgió un flechazo entre compañeros de mesa. Me enamoré como una colegiala. Era una relación alegre, simpática, sin pretensiones, sin compromisos, así que no éramos fieles”, ha recordado ahora la condesa en conversación con EL PAÍS, apunto de cumplir los 80 años.
     - “Yo no conocí al Rey. Conocí a un muchacho, que los amigos llamábamos Juanito. Era bromista, alegre y juvenil. Su padre, don Juán de Borbón y el entonces caudillo Franco le habían prohibido que se casara con una chica que no fuera de la familia real. 

   
 En una de sus cartas, como muestra la fotografía, don Juan Carlos (Juanito) deja de manifiesto la imposibilidad de continuar la relación con Olghina y muestra su disposición a quedarse con la “novia” que le habían buscado sus padres, María Gabriela de Saboya, un par de años más joven que él: “Hace unos días me invitó María Gabriela por su cumpleaños. Le regalé un brazalete de plata con las armas de mi Academia. Fue una fiesta bonita, pero yo me encontraba muy incómodo (…). Por un momento temí que sospechase de nuestra relación. Pero, gracias a Dios, me equivocaba. (…) 


Sabes que estoy enamorado de ti como de ninguna otra chica hasta hoy. Pero sabes también que, por desgracia, no puedo casarme contigo. Debiendo, por tanto, escoger otra, creo que Gabriela sea la más conveniente”.

Las cartas manuscritas, iban firmadas con el nombre de Juanito, nombre familiar con el que se conocía al joven Borbón para diferenciarle entonces de su padre don Juan.


Las cartas originales están escritas en su mayor parte en francés –el idioma que usaba entonces la nobleza exiliada en el norte de Lisboa–, en castellano y salpicadas de numerosas expresiones en inglés.






No hay comentarios:

Publicar un comentario