23 jul. 2009


En la letra de nuestros hijos podemos descubrir muchas cosas referentes a su carácter, forma de organizarse, autoestima, independencia, emotividad, etc. La escritura es un acto automático que sin querer muestra a los demás como somos verdaderamente.
La escritura es un verdadero gesto expresivo y la grafología infantil investiga como repercute la emotividad en la letra de niños y adolescentes.El niño cuando comienza a escribir trata de copiar el modelo con la mayor fidelidad posible pero con el impulso individual que existe en todo ser humano. Lo importante es no coartar su individualidad.Las condiciones de vida, de educación y de ambiente familiar desempeñan un papel importante.La emotividad repercute indefectiblemente en la formación de las letras y en el niño, estos cambios se notan particularmente. En grafología, todo exceso marca un desequilibrio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario